En esta serie de artículos, hablaremos sobre algunas de las zonas de Diablo, incluyendo un poco de su historia. En este segundo artículo, viajaremos a la Joya del Este, Caldeum.

Caldeum, La Joya del Este, es la ciudad más grande de todo el Imperio de Kehjistan e incluso, probablemente, la más grande de todo Santuario. Después de que la capital del imperio Kurast cayera bajo la influencia de Mephisto, Caldeum se convirtió en la nueva capital de Kehjistan. El gobernador actual de Caldeum es el Emperador Hakan II, que sólo es un niño. Caldeum es el centro del comercio del Imperio. El Santuario Yshari y la Gran Biblioteca también están situadas aquí.

HISTORIA

Caldeum es el centro de comercio más grande existente en Santuario, conectando los Reinos del Este de Aranoch y los Reinos del Oeste de Khanduras a través de los Mares Gemelos de Kehjistan.

Después de que Mephisto corrompiera las junglas de Kurast, los nobles decidieron migrar hacia Caldeum en búsqueda de un santuario. Pronto empezaron a reclamar un lugar «por derecho» en el consejo de comercio y la ciudad se sumergió en un estado constante de guerra, gracias a la intervención del carismático Emperador de los Reinos del Este Hakan I, los ciudadanos de Caldeum prosperaron durante un tiempo.

El famoso autor Abd al-Hazir podría ser nativo de Caldeum ya que, frecuentemente, se refería a ella como nuestra bella ciudad.

GOBERNADORES

Sólo hay dos gobernadores oficiales que hayan estado al mando de Caldeum, pero sólo uno de ellos condujo a la ciudad a la gloria. La cuidad también tiene un Consejo de Comerciantes que aserosaban al gobernador y, anteriormente, estos tenían el control de manera independiente antes de que la Corte Imperial se trasladara a Caldeum. Belial corrompió a toda la corte durante los eventos ocurridos en Diablo III, apoderándose de la ciudad.

Emperador Hakan I

El Emperador Hakan I fué uno de los grandes gobertantes de la historia de Caldeum. Trabajó junto a los Lobos de Hierro para expulsar la maldad y la corrupción allá donde se pudiera encontrar, junto con la ayuda de los Sacerdotes Zakarum. Tuvo un hijo, Hakan II, que, unos cuantos años después, gobernaría la ciudad. Este acontecimiento se vió acelerado tras la enfermedad de Hakan, por lo que su hijo subió al trono a la edad de 10 años.

Emperador Hakan II

El Emperador Hakan II es el regente más jóven en tomar el control de Caldeum. Fué emperador a una edad muy temprana, después de que su padre cayera enfermo y falleciera. Su madre está en paradero desconocido. Muchos piensan que es débil, que no es apto para gobernar y que debería ser reemplazado por alguien con más aptitud. Éste, condujo al Imperio a la ruina y muchos de los miembros del consejo crecieron corruptos. Permitió que su ciudad se sumiera en la pobreza y mediocridad, con edificios cayendose en pedazos arrojando la ciudad a la miseria. También dejó que Belial controlara la ciudad y asesinara a muchos ciudadanos. Al tiempo, unió fuerzas con Asheara para restaurar la ciudad y devolverle la gloria que antaño poseía.

DENTRO DEL JUEGO

Caldeum es el centro de reunión del Segundo Acto en Diablo III. Está bajo el asedio de Belial, El Señor de las Mentiras y su Aquelarre Oscuro con la esperanza de tomar el control de la cuidad. Antes de que los Nephalem pudieran auxiliar la ciudad, Belial tomó el control del Emperador Hakan II y su corte real. Su Aquelarre, también destruyó Alcarnus y lo utilizó como base principal de operaciones. Después de que Maghda sea asesinada y de resucitar a Zoltun Kulle con la Piedra de Alma Negra, se descubre que el Emperador está controlado por Belial. Al eliminar al Señor de las Mentiras, Asheara ayuda a Hakan a reconstruir la ciudad y restablecer el órden y la paz en ella.

En Reaper of Souls, Tyrael enumera a Caldeum como una de las muchas ciudades que han sido atacadas por los Segadores. Con, prácticamente, la mayoría de ciudades disputando sus propias batallas sin posibilidad de echar una mano a las demás, Tyrael y los Nephalem pusieron toda su fe en que los Lobos de Hierro pudieran defender la ciudad de los ángeles al igual que hicieron con Belial.