En esta serie de artículos, hablaremos sobre algunas de las zonas de Diablo, incluyendo un poco de su historia. En esta quinta entrega, vamos a pasearnos por uno de los edificios más emblemáticos de Tristán. Su catedral.

La Catedral de Tristán, es un edificio Horadrim muy antiguo. Bajo esta, los Horadrim, capturaron a Diablo en la Piedra de Alma. Cuando estos desaparecieron, la catedral pasó a estar en ruinas. Poco a poco en el asentamiento del Rey Leoric, aunque, tras La Caida de Tristán y la destrucción de la ciudad, ésta ha permanecido abandonada.

HISTORIA

Tras la derrota de Diablo, los Horadrim, enterraron la Piedra de Alma en una cueva aislada cerca del Río Talsande. Sobre esta cueva, construyeron un gran monasterio desde el que continuarían custodiándola. Con el paso de los años, se construyeron también una red de catacumbas, para mantener los restos mortales de los mártires de su orden y almacenar las armas utilizadas durante la guerra contra los Demonios Primigenios. Tiempo después, los Horadrim cayeron y, tras su desaparición, la catedral pasó a estar en ruinas. Pese a que muchas aldeas crecieron alrededor de ella, nadie tenía constancia de los pasadizos secretos que se extendían bajo ellos.

Con la llegada de Leoric y la Orden de la Luz, la catedral, fué elegida como asentamiento y restaurada para recuperar su antigua gloria.

LA CAIDA DE TRISTÁN

Viendo una posibilidad de escape, Diablo atrajo al Arzobispo Lazarus hacia las catacumbas bajo la catedral y le obligó a destruir la Piedra de Alma. Esto dió lugar a una serie de eventos conocidos como la Caida de Tristán. Leoric debería de servir como huesped original de Diablo, pero sus planes fueron frustrados al no poder controlar al rey. El príncipe Albrecht fué llevado a las profundidades del laberinto para servir de recipiente para Diablo. Sus miedos se hicieron reales y muchos cuerpos devueltos a la vida irrumpieron desde las paredes inclinándose ante su oscuro maestro. Los huesos de los Horadrim, también se levantaron de sus tumbas y marcharon por el laberinto. El miedo de Albrecht era que el Infierno campara a sus anchas por el reino mortal, y así sucedió, transformando el laberinto de catacumbas bajo la catedral en un bastión del terror.

Leoric falleció a manos de Lachdanan, acabando con su reinado de terror, pero los habitatnes de Tristán no obtuvieron la paz. Unas misteriosas luces brillaban desde la catedral y podían verse extrañas criaturas saliendo de ella. Lazarus condujo a un grupo de ciudadanos hacia el laberinto en búsqueda de Albrecht, pero todo era una trampa y fueron entregados a un demonio llamado El Carnicero. Solo unos cuantos lograron volver a la superficie para contar lo ocurrido. Un zumbido infernal emanó de la catedral, haciendo posible escuchar los rituales que estaban llevando a cabo.

Los rumores de que el mal había escapado de la catedral se extendieron por todo Khanduras. Guerreros, magos y asesinos se dirigieron hacia Tristán en respuesta a estos rumores, ya fuera por las riquezas o en busca de sabiduría Horádrica. Unos cuantos valientes se adentraron en la catedral, pero nunca más se supo de ellos.

SAQUEADORES

Los años que siguieron a la destrucción de Tristán, todo tipo de mercaderes se asentaron en las ruinas de la catedral, buscando aprovecharse de los viajantes y aventureros que llegaban allí atraidos por las leyendas de grandes riquezas escondidas allí. Así se fundó Nueva Tristán. Tras saquear la catedral, Nueva Tristán fué en declive. La única visita notable fué la de Abd al-Hazir, pero no tuvo la valentía de adentrarse más que unos pasos en la catedral antes de huir despavorido.

DENTRO DEL JUEGO

La Catedral de Tristán es una mazmorra de cuatro niveles, situada en el Acto I, que recorreremos realizando varias misiones, incluyendo la derrota del Rey Esqueleto.

El primer nivel es bastante pequeño y finaliza al entrar en una escalera oculta hacia el Pasadizo de Leoric, encontrando a Deckard Cain allí. Una vez la historia avanza y encontramos la corona de Leoric, se abrirá una puerta hacia el segundo nivel. En el tercer nivel se encuentran Kormac y Jondar. Está lleno de Cultistas Oscuros, que será la primera vez que nos enfrentemos a ellos. El último nivel da acceso a las Criptas Reales, donde eliminaremos al Rey Esqueleto y tendremos acceso a la cámara donde se encuentra la «Estrella Caida«.